¿Quién dijo que no se podía seguir disfrutando del esquí a estas alturas de la temporada? Mientras la mayoría de mortales nos tostamos a más de 30ºC y nos resbala la gota de sudor por la mejilla, hay quien puede considerarse afortunado y sigue disfrutando del esquí. Uno de ellos es Bernhard Braun que nos pone los dientes largos con una buena sesión de freeride a finales del pasado mes de mayo en los Alpes austríacos.

La verdad, que ya dan ganas de volver a calzarse los esquís.