100 bajadas con… Suunto Spartan Sport Wrist HR Baro: Ahora, con pulsómetro y barómetro

Compartir:

El invierno 17/18 sometimos a prueba la versión Sport del Suunto Spartan. Un reloj GPS multideporte que, tras corregir ciertos fallos de juventud, se ha situado como uno de los referentes del mercado para todos aquellos que quieren hacer un seguimiento exhaustivo de su actividad física diaria. La novedad más destacada de la gama Spartan respecto de los anteriores Ambit es su pantalla táctil a color; pero tras ella se esconde un completísimo ordenador con posicionamiento vía satélite y una lista inacabable de funciones, opciones y conexión on line a través de la web Movescount, donde podremos registrar nuestros entrenamientos e interactuar con la comunidad de usuarios Suunto.

El pasado otoño la firma escandinava anunciaba el lanzamiento del nuevo Sport Wrist HR Baro que hemos analizado en esta ocasión, equipado con barómetro y pulsómetro integrado. Es probablemente el Spartan más completo, ya que combina el altímetro barométrico del tope de gama -el Ultra, con batería de mayor duración y cristal de zafiro en lugar de mineral- y el pulsómetro óptico integrado del Sport Wrist.

Sobre el papel

Estéticamente el Wrist HR Baro no difiere demasiado del modelo sin pulsómetro/barómetro. Nuestra unidad (Amber) viene equipada con correa articulada, más cómoda en mi opinión que la fija que tienen otras versiones, porque se adapta mejor a la muñeca. Por lo demás, lo único que se aprecia diferente respecto del Sport básico que he utilizado hasta ahora es el sensor barométrico en el lateral opuesto a los botones y el medidor de frecuencia cardíaca en la base, que incrementa ligeramente el grosor de la caja, hasta los 16,7 mm.
Sigue siendo un reloj de aspecto elegante, perfectamente utilizable a diario pero con un toque informal en nuestro caso, gracias a la pulsera naranja. Se puede acceder a todas las funciones con la pantalla táctil y también con los tres botones, una solución interesante en el caso del esquí ya que nos permite utilizarlo con los guantes puestos.

El posicionamiento se realiza mediante la conocida red de satélites GPS, pero también es compatible con el sistema ruso GLONASS, mejorando la precisión en ubicaciones complicadas. No entraremos en detalles en relación a las funciones y sus infinitas posibilidades, sólo decir que las sucesivas actualizaciones de software han mejorado el funcionamiento y ampliado las opciones de personalización, con utilidades como el seguimiento del sueño, mejoras en la navegación, horas de salida/puesta del sol y un largo etcétera.

En cuanto a las dos nuevas funciones, el barómetro/altímetro emplea la tecnología FusedAlti de Suunto, combinándose con el GPS para conseguir mayor precisión en las lecturas. Pero la novedad más destacada es la medición de la frecuencia cardíaca sin necesitad de utilizar la clásica cinta de pulsómetro. Se basa en la tecnología de Valencell, empresa líder en el sector, mediante sensores ópticos que se apoyan directamente sobre nuestra muñeca.
Por lo demás, es sumergible hasta 100 m, tiene más de 80 modos de deporte preconfigurados (con todas las variantes de esquí –alpino, skimo, fondo, etc.-) y, como hemos comentado, la personalización es casi infinita… y aumentando con cada actualización que lanza la marca.

Sobre la nieve

Los pasos previos son los mismos que con cualquier modelo Spartan: en el arranque hay que configurar algunos parámetros, como el idioma y la zona horaria, y debemos tener instalado en el ordenador el programa Suuntolink que nos enlaza con la web Movescount, donde podremos volcar toda nuestra actividad.
Según nuestra báscula pesa 80 gr, cinco más que el Spartan Sport, y es algo más grueso; pero gracias a la nueva correa articulada (de silicona en lugar de caucho) nos da la sensación de que queda mejor colocado.

No hay cambios en cuanto a usabilidad de la pantalla táctil y de los botones (tienes más detalles en la prueba del Spartan Sport, así que vamos a lo nuevo: por un lado el sensor de presión atmosférica, que nos da la altitud en todo momento cuando en el modelo anterior debíamos tener activado el GPS. Nada más que decir al respecto, es un plus que antes no teníamos.
Y por otro tenemos el pulsómetro. La comodidad de poder medir nuestra frecuencia cardíaca sin tener que recurrir a la cinta en el pecho es evidente, pero hay que prestar atención al ajuste en la muñeca para que el sensor mida correctamente. En este sencillo vídeo explicativo se detalla cómo ponerlo.

Comentar que debemos colocarlo alejado de la muñeca y apretar bien la correa para conseguir la lectura más precisa posible (En mi caso, uno e incluso dos puntos menos de lo habitual). Y es que la precisión que ofrece no es la misma que con la cinta pectoral aunque es suficientemente buena, más de lo que muchas opiniones afirman. En el caso del esquí el “pero” es que deberemos colocar el reloj bajo todas las capas de ropa, incluida la térmica, porque el sensor debe estar en contacto directo con la piel para funcionar. Eso implica que lo habitual será activar el reloj, colocar todas las capas en su sitio y olvidarse de consultarlo hasta que paremos el cronómetro al acabar la esquiada. Personalmente no me parece grave, pues al contrario que en una sesión de running –por ejemplo-, es complicado consultar el reloj mientras esquiamos y ya analizaremos todos los detalles en el momento que descarguemos los datos.
Decir en todo caso que el reloj es compatible con la correa de pecho, sólo tendremos que emparejarla previamente y, cuando la utilicemos, el lector óptico dejará paso a la cinta automáticamente.

En cuanto a la duración de la batería, los datos oficiales son 10 horas con el GPS en modo de precisión máxima (1 segundo) y hasta 40 con las opciones de ahorro de energía. En la práctica significa que aguanta sin problemas una larga jornada de esquí. Podemos apurar dos días, pero lo mejor es cargarlo de nuevo por la noche, como hacemos con nuestro smarthphone.
¿Necesitamos realmente controlar nuestro pulso en la nieve? Nunca está de más. Quizá en esquí alpino no sea decisivo, pero sí es interesante en el caso del skimo o del fondo.
Y más allá del esquí, el Spartan es un gran complemento si el deporte ocupa un espacio preferente en tu vida, porque también le darás mucho uso “fuera de pista”: ciclismo, running, natación…

Ficha técnica Suunto Spartan Sport Wrist HR baro

Tecnología: pantalla táctil a color, sumergible a 100 m, antena GPS/GLONASS integrada. Sensor óptico de pulso Valencell. Barómetro/altímetro con tecnología FusedAlti.
Peso: 80 gr
Colores: Amber, Stealth
Distribuye: Amer Sports. Tel: 93-262 51 00
Más información: suunto.com
Precio: 599 € (con cinturón FC) / 549 € (sin cinturón FC)

A FAVOR:
-Cantidad de funciones y personalización
-Pantalla táctil
-Funcionalidad
-Pulsómetro integrado
-Barómetro/altímetro

EN CONTRA:
-Duración batería
-Precisión pulsómetro óptico inferior al de cinta pectoral

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificarme sobre