Anita Wachter, nacida en Schurns (Austria) en 1967, fue una habilidosa esquiadora de apenas 50 kg y 164 cm de estatura, apodada la pulga de las nieves (‘snow flea’), que ya despuntaba de joven cuando, en 1985, en la estación eslovena de Jasná, se proclamó campeona del mundo júnior en las modalidades de slalom y gigante. Ese mismo año ganó el Campeonato de Austria de Combinada. Aquello presagiaba una brillante carrera deportiva que no tardó en dar un éxito tras otro.

Dos años más tarde de aquel título juvenil, Anita se subió por primera vez a lo más alto del podio en una prueba de la Copa del Mundo. Fue en el slalom de Courmayeur de 1987.

La temporada siguiente hizo su debut olímpico, en Calgary ‘88, donde consiguió el oro en la combinada. Tenía 21 años y se convirtió en una heroína nacional. Tras aquella medalla, llegaron dos más de plata (combinada y gigante) en Albetrville ‘92.

En Lillehammer ‘96 fue cuarta en GS y perdió la medalla de bronce por décimas. Pero antes, en 1990, logró la Copa del Mundo de Gigante.

En 1993 se hizo con la general y de nuevo fue la mejor del mundo en gigante en 1994. También fue la mejor en la disciplina de combinada las temporadas 1989-90, 1992-93 y 1995-96.

Leyendas del esquí Anita Wachter

 

Durante su carrera, Wachter ganó cinco medallas en los Campeonatos del Mundo representando a su país (dos de plata y tres de bronce), sumó 19 victorias en la Copa del Mundo de Alpino (14 en GS, dos en super-G, una en slalom y dos combinadas), logró un total de 76 podios y 175 top ten.

En enero de 1998 llegó el peor momento de su carrera, cuando se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla, que le impidió acudir a los JJ.OO. de Nagano ‘98. Regresó a la competición en 1999, para ganar el bronce en el GS de los Mundiales disputados en Vail (USA).

Fue seis veces campeona de Austria, y ganó además tres títulos nacionales en gigante en 1990, 1994 y 1997.

Entre otros reconocimientos, fue nombrada deportista austríaca del año en 1993 y recibió la medalla al mérito por los servicios prestados a la República de Austria.

Además de su oro olímpico en Calgary, Anita recuerda como el mayor triunfo de su carrera el día que se proclamó ganadora del Globo de Cristal en la estación sueca de Äre, durante las finales de la Copa del Mundo, cuando le ganó la partida a su gran rival, la estrella alemana Katja Seizinger.

Wachter se retiró tras los Campeonatos del Mundo de 2001, en St. Anton am Arlberg. Tras su retirada se instaló en Bartholomäberg junto con su marido, el también campeón austríaco Rainer Salzgeber, con quien tiene dos hijas.