Leyendas del Esquí: Ken Read

Compartir:

Los míticos Crazy Canucks marcaron una época en la historia del esquí alpino. Eran los años 70 y 80 cuando los jóvenes canadienses Ken Read, Dave Irwin, Dave Murray y Steve Podborski se hicieron mundialmente conocidos por un estilo kamikaze que les llevó a romper con la hegemonía europea en la disciplina de descenso.

Tal fue su impronta, que sus proezas siguen siendo recordadas cada vez que un canadiense logra ganar una prueba de velocidad. Durante años, recorrieron Europa de carrera en carrera en un viejo autobús Volkswagen cargado con 30 pares de esquís en el techo.

Ken Read, miembro del equipo nacional entre los años 1973 y 1983, fue el líder de este legendario e intrépido grupo. Logró cinco victorias en la Copa del Mundo, algunas en pistas míticas como la Hahnenkamm en Kitzbühel, el Lauberhorn en Wengen o Arlberg-Kandahar en Chamonix o Schladming (Austria).

Su primer triunfo fue en Val d’Isere, un 7 de diciembre de 1975. Fue todo un hito, la primera vez que un norteamericano ganaba un descenso en el circuito de la Copa del Mundo.

Habitual del top ten, logró subir a menudo al podio, pero no fue hasta 1979 cuando ganó su segundo descenso, fue en Morzine, Francia. Un triunfo no exento de polémica.

Read corrió con un nuevo mono pendiente de aprobación oficial, ya que la máquina portátil con la que se hacían las pruebas de porosidad se había extraviado.

Después de la carrera, el equipo italiano protestó por la victoria. Cuarenta y ocho horas más tarde, se hizo oficial, Read era descalificado porque su traje no ofrecía suficiente resistencia al viento.

Seguramente éste fue el momento más frustrante de su carrera. El entrenador del equipo austríaco reconoció tras la polémica que Read habría ganado igualmente aunque hubiera usado un traje chaqueta de ejecutivo. El único consuelo fue que la victoria pasó a su compañero Steve Podborski.

Read, de padres canadienses, nació en Ann Arbor, Michigan, EE.UU., pero vivió su vida entera en Canadá, entre Vancouver, Kingston, y Calgary.

Comenzó a esquiar a los 3 años y a competir a los 8 como alumno del Ottawa Ski Club y posteriormente en el Lake Louise Ski Club.

Fue olímpico en Insbruck ‘76 donde quedó , y en Lake Placid ‘80, donde fue el abanderado de Canadá, pero el mayor infortunio de su vida deportiva hizo que perdiera el esquí izquierdo a los 15 segundos de comenzar el trazado.

A escala nacional, fue seis veces campeón de Canadá de descenso. La historia de aquellos cuatro virtuosos de la velocidad dio pie a documentales, películas e incluso una novela sobre su leyenda.

Crazy Canucks

El sello de aquellos Crazy Canucks permanecerá inmortal en el circo blanco desde el momento en que la mítica pista Lauberhorn de Wengen nombró uno de sus tramos Canadian Corner tras la actuación de Irwin y Read en 1976, cuando atacaron aquellas curvas como nunca antes se había visto.

Tras su retirada, Read ocupó multitud de cargos ilustres: miembro de la comisión de atletas del Comité Olímpico Internacional, en los Juegos Olímpicos de Calgary ‘88 fue portador de la antorcha durante la ceremonia inaugural, miembro de la FIS, mandamás del esquí canadiense como CEO de Alpine Canada Alpin, etc.

En 2006 se convirtió en copropietario de la estación Mount Norquay Ski Resort en el Parque Nacional de Banff. Vive entre Canmore y Calgary con su mujer Lynda y sus tres hijos, todos ellos corredores. Ken Read sigue siendo una de las personalidades deportivas más reconocidas en Canadá.

Un post de:

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscríbete  
Notificarme sobre

Síguenos en

Newsletter

Revista Solo Nieve

Catálogo Solo Nieve 2019