Ricardo Adarraga: “El KL es mental. Está en la cabeza”

Pasan los años y Ricardo Adarraga sigue el referente del esquí de velocidad. El veterano esquiador, que se proclamó campeón de España en Grandvalira, lidera el equipo de la RFEDI y a las nuevas generaciones. A nivel personal cree que acaba de sellar su mejor temporada, y a lo largo de esta entrevista repasa algunas de las cuestiones que hacen del Kilómetro Lanzado un deporte único.

RICARDO, ¿QUÉ BALANCE HACE DE LA TEMPORADA?

La temporada comenzó bastante mal durante el Mundial en Suecia, donde no conseguía pasar del puesto 15. Después de la competición me di cuenta que mis nuevos alerones tenían problemas y me la jugué demasiado utilizando material experimental que todavía no conocía a fondo. Además, no estaba esquiando bien. En el Speed Masters de Vars pude resolver todos los problemas y regresar al top10 con 237,6 km/h, en una manga incluso quedé 8º a 232 km/h. En la final de la Copa del Mundo en Grandvalira estuve inspirado. Acabé todas las mangas entre el puesto 3º y 9º, cosechando dos puestos 7º y uno 9º. En la clasificación final de la Copa del Mundo he terminado 11º, a dos puntos del top10. Teniendo en cuenta que todos los que me preceden en la clasificación han competido en dos competiciones más que yo, este 11º para mí vale como un 8º. Además, he conseguido revalidar el título de campeón de España. Con estos números puedo afirmar que, aunque sin batir el récord de España y a pesar de mi mal comienzo en Suecia, he firmado mi mejor temporada.

¿CON QUÉ OBJETIVO ACUDÍA A LA COPA DEL MUNDO DE GRANDVALIRA?

Llegué con la intención de revalidar el título de campeón de España, acabar en el top10 e intentar atacar el podio. Si bien el último objetivo no lo conseguí, estuve muy cerca. Todos los demás objetivos se alcanzaron.

¿VARIÓ UN POCO TU ENTRENAMIENTO ESTA TEMPORADA?

Ha sido una temporada muy intensa. En cuestión de entrenamiento he seguido mis pautas de combinar fondo, fuerza y velocidad y he introducido unos cuantos ejercicios de piernas y explosividad. En lo que respecta al entrenamiento en nieve tuve oportunidad de entrenar a altas velocidades en Vars y en Andorra antes de comenzar las competiciones.

¿Y DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL MATERIAL, ALGUNA NOVEDAD?

Desde el punto de vista del material ha sido una temporada fascinante. Desde el año pasado trabajo con el Tecnológico de Karlsruhe y la Sociedad de Investigación Fraunhofer. Junto con tres empresas alemanas y con la cooperación de Atomic y Holmenkol estamos investigando, y hemos introducido e experimentado con nuevos materiales y tecnologías en KL. Esta temporada la he enfocado más como ingeniero de pruebas que como corredor, sobre todo me he centrado en probar y aprender sin esperar demasiado en cuestión de resultados. Por eso, los resultados son especialmente satisfactorios.

¿DÓNDE ESTÁ LA CLAVE PARA SER UN BUEN ESQUIADOR DE KL?

Es como una pirámide. La base de todo es ser un buen esquiador y dominar las sensaciones y saber controlar los esquís a altas velocidades. Después hay que saber dominar la aerodinámica, saber sentir y dominar la conducción a través del flujo del aire. Encontrar la posición ideal lleva tiempo. Todos tenemos diferente fisionomía, por eso la posición ideal es algo muy personal. Cuando se controlan estos elementos empiezan los detalles que influyen en los últimos 4 o 3 km/h: la preparación del esquí, detalles aerodinámicos, llevar el esquí plano. Pero ante todo está lo mental. La velocidad está en la cabeza. Si no lo tienes claro y no deseas ir rápido no vayas rápido.

¿QUÉ MATERIAL QUE UTILIZAS?

Los esquís miden 240 cm y pesan, junto con las fijaciones 15 kg el par, el máximo permitido. Tienen poca cota y son más anchos y rígidos que los de descenso. El traje de látex duro se ajusta perfectamente al cuerpo. En las pantorrillas llevamos alerones para reducir el rebufo y reducir el coeficiente de penetración del aire. La longitud máxima permitida son 30 cm. El casco tiene forma aerodinámica y mejora el flujo del aire entre cabeza, hombros y espalda.

ES EL MÁS VETERANO, PERO, ¿DESDE CUÁNDO EN EL KL?

Llevo 15 años en el KL. Entre tanto soy uno de los más veteranos del circuito. Mi mejor resultado es un cuarto puesto en el Speed Masters de Verbier en 2010. Además, tengo varios puestos 7 en Copa del Mundo, un 9º en el Mundial de Grandvalira en 2015, donde estuve líder en la semifinal. En total tengo 21 top10 en competiciones FIS y Pro. La temporada pasada y la presente he acabado 11º en la Copa del Mundo FIS. Con 237,6 km/h este año he sido el décimo esquiador más rápido del mundo.

¿EN QUÉ SITUACIÓN SE HALLA LA DISCIPLINA?

El nivel de los esquiadores en este momento es muy alto. Hasta hace cinco años las competiciones las dominaba Simone Origone. Ahora mismo tenemos a seis o siete corredores que pueden ganar cualquier competición. Esto hace la competición especialmente interesante. Este año el ganador de la Copa del Mundo no se decidió hasta la última bajada de la última manga de la última prueba. En lo organizativo estamos en un momento crítico, porque estamos perdiendo organizadores de competiciones. Desde la FIS trabajamos para conseguir más competiciones, pero al final son las estaciones de esquí las que ponen los recursos y deciden. Grandvalira es un buen ejemplo de cómo se puede organizar de forma rentable una buena competición de KL con beneficio y gran presencia en los medios de comunicación.

FINALMENTE, EN ESPAÑA HAY NUEVOS CORREDORES DE KL, ¿NO? Y ADEMÁS USTED ES EL CAPITÁN DEL EQUIPO ESPAÑOL.

Sí. En los últimos cuatro años se han iniciado en el KL varios esquiadores de Madrid y Catalunya. Además, desde que May Peus es presidente de la RFEDI recibimos el reconocimiento y el apoyo institucional de la RFEDI. Esto, por ejemplo, nos ha permitido organizar dos campeonatos de España oficiales. Este año en el equipo hemos sido cuatro, con Juanki Sánchez, Eduard Manrique y el junior Álvaro García, que en Suecia consiguió el subcampeonato del mundo junior. En la clasificación por naciones España ha quedado 5ª por delante de Suiza, y eso sin haber participado en dos competiciones. En lo organizativo nos repartimos el trabajo Robert Puente y yo. Él es nuestro delegado en la RFEDI, yo estoy en la FIS y en competición asumo el rol de capitán.

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!