La estación de Sierra Nevada acogió la última cita de la temporada del Salomon Quest Challenge en una mañana en la que cerca de 300 esquiadores y snowboarders compitieron en equipo sobre la nieve. Las pistas andaluzas pusieron el broche de oro a un curso en el que la prueba se ha consolidado como una de las más divertidas de la temporada reuniendo a casi 2.000 participantes a su paso por Baqueira, Grandvalira, Masella y Sierra Nevada.

El village frente a Nevasol se despertaría acompañado de buen tiempo y temperatura. Desde las nueve, empezarían a llegar los primeros equipos formados por grupos de amigos, padres, madres o hijos. Con el dorsal puesto, el mapa en la mano y la estrategia definida los participantes se pondrían en marcha a las 10h. Con los esquís o el snow en los pies irían superando uno a uno los cuatro retos que propone el Salomon Quest Challenge: el slalom gigante, el freeride, el skicross y el banked slalom. Durante tres horas pequeños y mayores disfrutarían de las pistas y se esforzarían por sumar el máximo de puntos deslizándose por unos circuitos cerrados para ellos y pensados para todos los niveles. Como ya es tradición, el gigante haría sentir como un profesional a más de uno y el banked slalom dejaría más de un giro para el recuerdo.

En el skicross los equipos demostrarían su compenetración haciendo una bajada a tres entre saltos y el freeride sería el que en más aprietos pondría a los participantes. Además, los equipos buscarían con ganas las balizas y sacarían su mejor sonrisa para el reto fotográfico con la idea de cazar algún punto extra.

Por la tarde llegaría uno de los momentos más esperados del día: la entrega de premios y el sorteo de regalos. Y es que en el Salomon Quest Challenge no sólo los más rápidos se llevan premio, más de un afortunado se llevó esquís, un casco o una mochila para casa.

Tras reunir a 300 participantes en Sierra Nevada la competición baja el telón a una temporada inolvidable en la que ha convencido a casi 2.000 esquiadores y snowboarders. Amigos, familia y competición en equipo en la nieve: la fórmula del Salomon Quest Challenge funciona y, un año más, ha llenado de diversión cuatro de las estaciones más importantes del país con sus mañanas de esquí repletas de aventura.