En un salto, trampolines de esquí, adrenalina y un sueño olímpico

Ahora que ha comenzado una nueva edición del Torneo Cuatro Trampolines, este libro de Ángel Joaniquet viene como anillo al dedo. Los saltos de esquí ya son historia en España. En nuestro país hubo saltos desde los años veinte hasta 1996, en que se acabaron a nivel nacional. Desde entonces, los saltos están en la memoria de unos pocos, los trampolines de La Molina y Astún son monumentos caídos de este deporte, pero en lo que atañe a este libro, no es una historia exhaustiva de los saltos en España, ni un manual técnico del deporte, si no que, con mucha dosis de humor y sorprendentes anécdotas, Angel Joaniquet Tamburini (Barcelona 1962)  rescata de la memoria sus vivencias más personales como saltador de esquí y nos propone este viaje a través de las paginas del libro, cuando el deporte se hacía de otra forma, cuando los “amateurs” competían por la gloria, por unas simples medallas, sin esperar mucho más a cambio.

Ángel nos lleva por un paseo de un deporte desconocido en España, pero no por ello menos espectacular… Recorre los años a caballo entre los 70 y 80 a través de anécdotas, aventuras, sinsabores y alegrías. Todo lo vivido desde que le “soltaron” a nivel internacional con 15 años, solo, sin entrenador y con dos billetes, uno de ida y uno de vuelta, hasta que logró conseguir su más preciado objetivo,  ¡la participación olímpica!

Angel empezó en el mundo del esquí alpino, compitiendo desde los siete u ocho años. A saltar a los once y a los trece tuvo que decidir entre uno u otro deporte, pues no era posible compaginar ambos. Fue fácil, pues aparte de la fascinación que proporcionaban los saltos de esquí,  ya había ganado algún campeonato de saltos, mientras que en esquí alpino era prácticamente imposible acercarse a los puestos de cabeza.

Su carrera deportiva en los saltos abarcó desde 1972-73 hasta 1986.  Participó en Campeonatos de España y Catalunya infantiles, juveniles y senior. También en el campeonato de Europa infantil y como júnior y senior en Campeonatos del Mundo, la Copa de Europa y la Copa del Mundo. Como premio final, logró un pasaporte a la Olimpiada de Sarajevo 1984, la primera en un país del Este. Su record personal fueron 99 metros en Seefeld (AUT) y el  oficial 95 metros en Sapporo, ambos en la temporada 83-84.

Después de dejar los saltos de esquí siguió vinculado a la nieve, dedicándose al esquí de Telemark y participando varios años en los campeonatos del mundo de la especialidad, con más o menos fortuna.

Sus tres hijos esquían telemark,  pero ninguno salta, si bien el pequeño está actualmente participando en el JFWT y dice Angel que pasa más miedo viéndolo bajar al pequeño, que cuando él saltaba. Actualmente se dedica a esquiar solo por placer, con sus hijos o amigos. El libro sorprende por la cantidad de fotos que contiene, 90, si bien comenta Angel que suyas saltando hay poquísimas, pues él hacía fotos, pero pocas veces se las hacían a él saltando.

Así mismo a lo largo de sus páginas encuentras 20 códigos QR y mientras estas leyendo, puedes fácilmente acceder a información que estas leyendo a través de webs o el mismo youtube, ¡una novedad pionera en la lectura de un libro!

El libro se puede adquirir en este enlace: www.tbeditores.es/index.php?route=product/product&product_id=7588

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!