A principios de diciembre, Javi Vega y Pako Benguerel se acercaban a la estación francesa de Val Thorens para participar en un camp privado de freestyle dirigido a pros europeos, pero una inoportuna aunque generosa tormenta lo inundó todo de powder y el snowpark quedó impracticable.

Como no saben estarse quietos, salieron a dar una vueltecilla por el pueblo, y eso degeneró en una sesión furtiva muy divertida.