Técnica de esquí: Sincronizando presión e inclinación
PUBLICIDAD

Técnica de esquí: Sincronizando presión e inclinación

Siempre hay a dos maneras de hacer las cosas: bien… y no tan bien. Hoy os propongo analizar este axioma en dos virajes de niveles distintos: un paralelo elemental (con derrape) y uno perfeccionado (con conducción). Dos situaciones iguales, pero diferentes… Al final, los errores y las causas que los provocan son los mismos en ambos casos.

He elegido dos esquiadores distintos y dos momentos de la curva diferentes, pero con la misma problemática. Veremos que, en ambos casos, una imagen es correcta y la otra no. Simplemente con mirarlas, antes de seguir leyendo, serás capaz de identificarlas. Vamos a ver qué ha pasado y por qué. El error es el mismo, muy habitual en esquiadores medios y altos.

Paralelo elemental – Nivel medio

Susana se encuentra en el final de curva de un paralelo elemental, en el momento justo antes del cambio. Podemos apreciar de una manera evidente que, a pesar de estar en el mismo instante en ambas fotos, no está ocurriendo lo mismo.

Esto es debido a un fallo clave de sincronización. Susana está buscando darle un poco de inclinación al final de curva; pero en la imagen superior de la derecha no lo hace correctamente. Si nos fijamos en la rodilla y cadera del costado izquierdo y comparamos ambas fotos, se aprecia que en la incorrecta se ha colgado de los esquís hacia el interior y se ha olvidado de mantener la necesaria presión en el exterior.

Porque, para ejecutar esa inclinación, debemos armonizar el apoyo que aplicamos sobre la pierna exterior con el momento de lanzarnos al interior del viraje. Si hacemos lo uno sin lo otro, ocurre lo que vemos en la foto incorrecta (arriba a la derecha): cadera y rodillas mal situadas, en busca de solucionar lo ocurrido. El resultado es una conducción inestable.

Viraje perfeccionado – Nivel experto

Veamos a Lorenzo. Esta comparativa es igual/parecida a la de Susana. El momento es diferente, pero esto es debido a que se trata de un viraje perfeccionado, con conducción, y –al contrario que en un elemental– la inclinación se busca al principio de la curva.

Pero la problemática es la misma. En la imagen de la derecha, Lorenzo se ha lanzado al interior del viraje sin sincronizar la inclinación con la presión sobre el esquí exterior.

Comparando con la foto correcta, vemos cómo, al igual que Susana, comete fallos en la cadera y en la rodilla. A pesar de ser otro momento de la curva, el error es exactamente el mismo, con las mismas consecuencias. En ambos casos han querido inclinar sin presionar al mismo tiempo sobre la pierna exterior y las soluciones que aplican son solo apaños para salvar el momento.

Nuestro consejo

Quedaos con esta idea: “La presión te permite dar inclinación, pero la inclinación no sirve de nada sin presión”. Es importante trabajar el momento detonante de dicha acción. Todo ocurre al mismo tiempo, si haces una cosa después de la otra, no funciona.

Fotos: Jesús Andrés Fernández
Esquiadores: Susana Sahun y Lorenzo Urieta

Deja un comentario