El único inconveniente que he encontrado habitualmente a este sistema es que, en días muy fríos, o superpongo un sinfín de forros polares como capa intermedia, con la incomodidad que ello supone, o acabo pasando frío. La solución está en una prenda como la Thunder Jacket de The North Face.

Características

La Thunder es una chaqueta de plumas muy ligera de la serie Summit, la línea más técnica de The North Face. Está concebida precisamente para ser utilizada como segunda capa, aunque también podemos darle uso por la tarde como prenda de calle. Es una prenda muy técnica y sorprendentemente liviana: poco más de 400 gramos. El tejido externo es nailon muy fino y suave, mientras que el relleno es pluma de ganso, en un 90 %, con un índice de calidad 800 (el máximo es 900), compartimentado en cuadrículas mediante costuras relativamente pequeñas en toda la prenda. Pensando en su uso como pieza interior, su diseño es sobrio y funcional, sin tapetas, bolsillos exteriores con velcros y clips u otros elementos de diseño. Tan sólo tiene dos sencillos bolsillos laterales y un tercero interior. El cuello es muy envolvente y cierra muy bien, y los puños están acabados con una delgada cinta elástica. La parte inferior se puede ajustar mediante tiradores situados en el interior de los bolsillos. La Thunder es muy transpirable, con efecto paravientos, y se puede lavar como cualquier otra prenda, en lavadora y secadora, gracias a que la pluma es hidrófuga.

Test

El tacto de la Thunder Jacket es sensacional, muy suave y mullido, en gran parte debido al finísimo tejido exterior, que, aunque la marca asegura que es nailon de alta resistencia, da la sensación de que lo podemos desgarrar fácilmente si nos enganchamos con algún objeto punzante. El acolchado es muy ahuecado y se puede comprimir mucho, pero tiene buena memoria y recupera su esponjosidad por completo en cuanto dejamos de apretarlo (a esta propiedad hace referencia el mencionado índice 800), lo que permite rellenar muy bien el espacio entre la primera capa y el anorak sin que tengamos que pagar el peaje de parecer el muñeco de Michelin. Lo más sorprendente, sin duda, es su extraordinaria ligereza; es una prenda tan liviana que parece que no llevas nada, pues se nota menos incluso que un forro polar y en absoluto interfiere a nuestra movilidad. Lo que sí se nota es su capacidad térmica: con la Thunder el tema de vestirse por capas los días muy fríos queda resuelto, su capacidad de aislamiento es realmente elevada.

En todo caso, tampoco es cuestión de sustituir el resto de prendas sólo por esta chaqueta, sobre todo si la temperatura es realmente baja, porque el tacto del nailon directamente sobre la primera capa es algo “fresco”…  Un chaleco de forro polar o similar por debajo soluciona la cuestión. Comentar por último que, gracias precisamente a esta elevada transpirabilidad, es utilizable en un rango térmico bastante amplio, y si el termómetro sube tampoco nos sentiremos como en una sauna.

Ficha técnica

Indicado para: Equiparse por capas en días fríos

Tecnología: Pluma de ganso

Palabras clave: Aislamiento, ligereza, comodidad

Tallas: S, M, L, XL.

Colores: Negro, gris, verde, azul

Distribuye: The North Face España.

E-mail: tnf.info.eu@vfc.com.

Precio: 229 euros.

[tabs_head][tab_title]A favor[/tab_title][tab_title]En contra[/tab_title][/tabs_head]
– Protección técnica. – Tacto. – Muy ligera. – Transpirable.
– Nada que objetar salvo que la calidad se paga.