Mientras la disolución de NEVASA no sea un hecho, el Govern de Andorra continuará trabajando para tratar de evitar que la disolución de Grandvalira se acabe convirtiendo en una realidad, según explicó el ministro portavoz, Jordi Cinca, que confirmó que el jefe de Govierno, Antoni Martí, ya ha mantenido conversaciones con el accionista mayoritario de Saetde, Joan Viladomat, con quien se ha emplazado para continuar hablando, tal como informa ‘Bon Dia’.

El ministro respondía así a las manifestaciones de Viladomat del martes, en las que insistía en que no hay marcha atrás en la disolución de Nevasa y aseguraba que el proyecto de construcción de la plataforma esquiable que impulsa Ensisa en Soldeu, y que el ejecutivo ha calificado de interés nacional, “es muy ilegal” y que escondía un “proyecto de recalificación urbanística”.

Cinca, que se excusó en la sesión parlamentaria donde se discutirá la moción para instar al Govern a revocar la consideración de proyecto de interés nacional para evitar comentar la denuncia de ilegalidad de la iniciativa, insistió en poner de manifiesto “el error” que supondría la rotura de Grandvalira, “una marca de referencia y un símbolo de la oferta turística del país”.

Asimismo, el ministro defendió las inversiones hechas por el Ejecutivo a Ensisa –por los condicionamientos de las pistas Abet y L’Àliga-, que también fueron duramente criticadas por el accionista mayoritario de Saetde, y recordó que “todos los gobiernos han hecho muchas inversiones para favorecer la oferta turística de nieve en su conjunto y no a una estación determinada”.

[Más información: Grandvalira corre un serio peligro]