Vacaciones en Gruissan, el paraíso de Barbarroja
PUBLICIDAD Billboard

Gruissan, de vacaciones en el paraíso de Barbarroja

Leven anclas queridos lectores, que en esta ocasión vamos a cambiar nuestras amadas montañas por un destino un poco más náutico, que de vez en cuando también apetece un cambio.

PUBLICIDAD Content_1

Pero por supuesto, no íbamos a elegir un lugar que simplemente nos ofreciese playa, sin más -bueno sí, posiblemente mucha gente de más-.

Rodearnos de naturaleza, en cualquiera de sus formas, es una de nuestras condiciones básicas cuando hablamos de vacaciones y, por supuesto, tampoco faltará en el destino que os proponemos hoy, el pueblo de Gruissan (Francia), situado a menos de 300 km de Barcelona (unas 3 horas en coche) y a menos de 900 km de Madrid (unas 8,5 horas de viaje).

Tradición y peculiaridad

Conocido como el paraíso de Barbarroja, Gruissan es un pequeño pueblo portuario circular bañado por el mar Mediterráneo, asentado sobre el agua en la desembocadura del río Aude, y con los imponentes Pirineos como telón de fondo.

Sus calles conservan callejones empedrados, sus muros acumulan siglos de historia y sus habitantes viven a un ritmo muy diferente al nuestro.

PUBLICIDAD Content_2

Destaca el distrito de casas de campo del municipio, 1300 cabañas construidas sobre pilonas en un patrón de ajedrez, el puerto deportivo con su Bandera Azul y la etiqueta Qualité Plaisance, y el esfuerzo que hacen por promover el turismo eco-responsable con el uso de medios de transporte 100% eléctricos.

Qué visitar en Gruissan

La iglesia y la Tour de Barberousse (Barbarroja), lo que queda del castillo del siglo X, son algunas de las edificaciones más antiguas, que fueron construidas en lo más alto de la roca para custodiar la localidad. Hoy en día, son un mirador de lujo para contemplar los estanques y el Macizo de la Clape.

También es uno de los pocos lugares de Europa en los que se pueden ver flamencos. Dicen que es el paraíso de los estanques, así que los estanques de Ayrolle, Campignol, Grazel, Gruissan y Mateille también merecen una visita.

Igual que sus playas naturales: Los Chalets, 2 km de playa de arena fina, peculiar por sus cabañas sobre pilonas; Mateille, otros 2 km de playa llana y más salvaje en la que practicar naturismo; Ayguades, ideal para familias por su poca profundidad, se extiende hasta Narbonne Plage a través de 1,5 Km de arena fina; Grazel, playa familiar que encontraréis en el centro de Gruissan junto al puerto deportivo y por último, la Vieille Nouvelle, también conocida como playa salvaje o de las salinas, es inmensa y totalmente salvaje.

PUBLICIDAD Content_3

La marisma de la Isla de Saint Martin y sus increíbles formaciones de sal originadas por los lagos de agua salobre que se comunican con el mar, es otra visita imprescindible. Por su peculiar paisaje y porque es refugio de miles de aves migratorias a lo largo del año. Además, es el lugar de donde se extrae la sal marina de Gruissan.

PUBLICIDAD Mobile_Pos5

También merece una visita el Ecomuseo, donde exponen antiguos aparejos y accesorios, narran historias de navegantes y explican con detalle el proceso de cosecha de la flor de sal.

La capilla de Notre Dame de Auzil, en el Macizo de la Clape (a pocos minutos del pueblo), es lugar de peregrinación de los pescadores de la localidad. No podéis marcharos de allí sin admirar con detalle sus vidrieras y con ver su colección de barcos, ofrenda de la marina.

Además, el mismo camino para llegar hasta allí, el camino sagrado de les “Allée des Naufragés”, también es digno de ver con sus cenotafios -monumentos funerarios- que conmemoran a los marineros de Gruissan desaparecidos en el mar.

PUBLICIDAD Content_4

Y para rematar, nada como completar las vacaciones en Gruissan recorriendo la ruta de los vinos de denominación AOC La Clape, por supuesto, aprovechando para degustar sus vinos y conocer las historias de los viñedos.

Excursiones y otras actividades especiales

Pirat’Parc: Un pequeño parque de atracciones con diversión para toda la familia, grandes, pequeños e incluso amantes de las emociones fuertes.

El pequeño tren rojo: Los meses de julio y agosto se puede disfrutar de las salinas y los chalets de Gruissan a bordo de este eco vehículo.

Espacio Balneolúdico Gruissan: En medio de las lagunas, hay géiseres, toboganes y espacios de bienestar para disfrutar de tratamientos y masajes. ¡Suena tremendamente bien!

La experiencia de los Pescadores de Ayrolle: Al final de Isla Saint Martin, al borde del estanque, se encuentran las cabañas Ayrolle. Allí, de 08:30 a 09:00 horas, los pescadores del estanque de Gruissan dan la bienvenida a los visitantes para la venta de pescado recién capturado.

Deportes acuáticos, senderismo, ciclismo…

¿Pensabais que por una vez dejaríamos el deporte a un lado? ¡Eso nunca! Porque Gruissan también es la meca de deportes acuáticos y de deslizamiento como kitesurf, windsurf, paddlesurf, Kayak…

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

En la base náutica de Akila Centers en Gruissan encontraréis una amplia oferta de actividades por hacer.

Los que prefiráis mantener los pies en tierra, también os encontraréis en un lugar privilegiado para practicar senderismo, hacer agradables caminatas o darle fuerte a los pedales con las más de 20 rutas MTB para todos los niveles.

¿Qué comer y dónde dormir?

Siendo una localidad portuaria y vinícola, podéis imaginaros que su gastronomía se centra sobre todo en productos del mar y de las viñas.

Algunas de las especialidades locales son la Bourride d’anguilles, la brasucada de mejillones, los mariscos con un toque de flor de sal o la tarta de piñones acompañada de un vino local de las Coeaux du litoral audois.

Para dormir, porque hay tanto que hacer que para poco más usaréis el hotel, encontraréis gran cantidad de alojamientos y de precios muy diversos aunque como es habitual, la tarifa en temporada alta siempre es más elevada.

Aún así, echando un vistazo en Booking hemos encontrado estancias, a mediados de julio, desde 94 euros la noche para 2 personas, lo que tampoco está nada mal. Y hablamos de hoteles y/o apartamentos bien cuidados.

Nos han gustado mucho los apartamentos La Pinède, desde 94 euros la noche, el Loft Plage du Grazel, desde 159 euros la noche pero con muchísima demanda, y Les Ilots de Gruissan, pequeños apartamentos sobre el agua aunque, en este caso, hablamos de un presupuesto bastante más elevado.

También hay bastante oferta de apartamentos y habitaciones en Airbnb o, si lo preferís, hay varios campings. Eso sí, tendréis que hacer malabarismo para cuadrar fechas porque están a tope.

Programa festivo en Gruissan

1 julio: Fiesta de la sal.
2 y 3 de julio: Festival efecto mar.
5 de julio: La Fiesta gastronómica Guinguette des Chalets – Passion Coco.
9 y 10 de julio: Futbol playa de Gruissan
15 de agosto (Y el Lunes de Pascua y en Pentecostés): La Peregrinación a Notre Dame des Auzils.

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.