De nuevo, gracias a Go Pro vemos al freerider local Stan Rey marcarse una béndita bajada por un sector de Whistler Blackcomb conocido como Spanky’s Ladder, el resultado: backflips para parar un tren y líneas de todo tipo en poco más de dos minutos.