Podéis respirar tranquilos… ¡No estamos solos! Y es que la adicción al esquí no entiende de género, nacionalidades, razas…

Una vez te pones unos esquís, o una tabla, ya no estás a salvo. La nieve, el deslizamiento, la emoción, volar… Cuando lo pruebas no tienes escapatoria y te engancha.

Bueno, eso pensamos nosotros. Porque… ¿No os ha pasado alguna vez que estás con un grupo de amigos, comentándoles tu última esquiada, y que te miraran raro?

Si llegas a ese punto, es que ya estás colgado. ¡Bienvenido a la adicción al esquí!

Pero hay consuelo, tranquilos. Porque esta afición extrema no nos afecta solo a nosotros, sino a gente de todo el mundo. Y en Nueva Zelanda son unos auténticos vampiros del esquí.

Tanto, que han grabado este ‘emotivo’ vídeo sobre el problema de la adicción al esquí que viven en su país. ¡Impresionantemente divertido!

El vídeo lleva la adicción al esquí a niveles completamente extremos.. Pero, sabiendo no deja de ser un vídeo que pretende divertir sobre el asunto… Es desternillante verte reflejado en él en algunos detalles.

Dicho esto… ¡A disfrutar de nuestra bella adicción!