Los accidentes en la montaña no siempre se pueden evitar. Y si nos encontramos con un parapente descontrolado, casi seguro que algo pasa.

La montaña es un espacio amplio y maravilloso en el que podemos compartir la práctica de nuestro deporte favorito, con otras disciplinas muy diferentes.

Además del esquí y el snowboard, también hay gente que practica trekking, paseos con raquetas, mushing… y por supuesto modalidades aéreas como parapente o ala delta.

Y a veces, un encuentro fortuito entre dos de esas modalidades puede acabar de la peor manera posible. Y eso es precisamente lo que pasó en la estación rusa de Khibiny Ski Resort, con un parapente descontrolado.

No sabemos cómo lo hizo para llegar justo hasta ahí, pero el parapentista acabó aterrizando en la terraza de un bar de las pistas de esquí, llevándose alguna mesa por delante.

Desde luego, lo que dudamos es que el accidentado eligiese aterrizar ahí por gusto. Primero, porque él mismo sabía que podría hacerse daño.

Segundo, porque si os fijáis detenidamente en las imágenes, se ven sus movimientos rápidos y ‘agobiados’. Realmente parece que está descontrolado.