Si pensabais que para practicar esquí de velocidad hacía falta estar un poco loco, esperad a ver lo que propone la Red Bull Twitch n’ Ride.

El mero hecho de leer el nombre de la casa que “te da alas”, seguramente ya os hará pensar en algún despropósito. ¡Y no iréis equivocados!

La Twitch n’ Ride es una carrera en la que mezclan Motocross y esquí. ¿Cómo lo hacen? Pues como lo haría cualquier niño de cinco años a quien se le ocurriese la idea. Atando una cuerda a una moto de motocross para que tire de un esquiador. Sin más.

Parece sencillo e inocente, ¿verdad? Bueno, podría serlo si decidieses hacerlo tú solo con un amigo. Pero cuando son casi 150 equipos los que participan en la carrera… la cosa se complica, ¡y mucho!

La Red Bull Twitch n’ Ride se divide en dos carreras de 10 minutos más dos vueltas. Lo que significa que, de media, los esquiadores están agarrándose cómo pueden de la cuerda durante cerca de 17 minutos.

Y no solo agarrándose. También con la tensión de tener los ojos puestos en mil lugares para que no les atropelle otro participante, o peor aún, la moto de otro participante.

Evidentemente el pésimo estado de la nieve, hecha prácticamente agua, no facilita las cosas.

Pero… como muchos ya sabréis, no se trata de un invento reciente. No hace mucho ya os enseñamos un vídeo en blanco y negro en el que se podía ver cómo practicaban este deporte tirados por motos y coches. De hecho, hemos sabido que hasta se había practicado con carros tirados por caballos.

Y sí, decimos deporte porque se trata ni más ni menos que del Skijoring, que se lleva practicando desde los años 50. Seguramente muchos de vosotros lo habréis visto o incluso practicado con vuestros perros (una práctica mucho más racional).

Tenéis vídeos para elegir y deleitaros… Decidid vosotros mismos si el Skijoring Motocross y la Red Bull Twitch n’ Ride está hecha para vosotros… O si casi mejor os atrevéis con un KL.