Joan Viladomat, el consejero delegado de Saetde, actual presidente de Nevasa y cara visible y hombre fuerte de la gestión de las pistas de Pas de la Casa y Grau Roig tiene claro que la rotura del dominio esquiable de los Pirineos es un hecho, como ya ha reiterado en varias ocasiones, como ya ha informado Solonieve y como ahora publica también ‘Altaveu digital’.

“Las relaciones entre las sociedades se basan en la confianza. Y la confianza entre Ensisa y Saetde ha roto. Es difícil recomponerlo y, por tanto, Grandvalira está tocada de muerte”. Lo afirma un par de días antes de que se vote en el Consejo General una moción que pide la revocación de la declaración de interés nacional de la plataforma esquiable de Soldeu, el elemento que ha servido de detonador para que Viladomat haya enviado a amasar un proyecto de catorce años de duración. “Ha sido una gran aventura, pero debe quedar claro que con la rotura no nos estamos disparando un tiro en el pie.”

Viladomat se manifiesta públicamente y sin rodeos justo después de haberse reunido con representantes de todos los grupos parlamentarios. Le han dado hora para el 14 de septiembre. Hace mucho tiempo que duran las rabietas con Ensisa, con el Gobierno -por temas fiscales, por ejemplo- o, incluso, con Ski Andorra. Hace tiempo que cree que desde el sector público no se ayuda suficientemente a privados como él. Y la declaración de interés público de una infraestructura que, fundamentalmente, favorece a privados y el perjudican a él le ha hecho saltar. Y, muy posiblemente, ha hecho saltar por los aires. Grandvalira. 

Joan Viladomat deja claro que no prevé que se dé marcha atrás cuando explica que ya se ha pedido al Comú d’Encamp que el telesilla del plan de les Pedres. Para tal, que se pueda formalizar la rotura física. Sin embargo, admite, el forfait conjunto de Grandvalira debería continuar. “Nevasa tiene el derecho de explotarlo”. Pero también considera que es complicado que esto pueda pasar vistas las posiciones alejadas de unos y otros y el hecho de que, afirma, los ejecutivos de las tres compañías implicadas tratarán de dar respuesta al proyecto que consideren más atractivo ya sus propias necesidades.

Tiene claro, dice, aunque no cuantifica y, incluso, parece difícil creerlo, que la rotura de Grandvalira no supondrá pérdida de puestos de trabajo. Mantiene que será más bien al revés. Que servicios que compartían Saetde y Ensisa en el marco de NEVASA ahora deberán desdoblar y, por tanto, se necesitarán nuevos profesionales. Es lo que defiende Viladomat. Pero el nuevo Pas-Grau no parece que tenga que limitar sólo a Pas de la Casa y Grau Roig. Prefiere, sin embargo, no adelantar detalles. “Diseñaremos un plan atractivo. Se estudian alternativas. Y adquiriremos la dimensión justa. Si ya teníamos ganas de hacer las cosas bien, ahora aún tendremos más. Tenemos nuestros intereses económicos, profesionales e incluso personales en Pas de la Casa y Grau Roig. Por tanto, no nos queda otra salida que buscar e impulsar un crecimiento útil de este dominio y salir adelante”.
El 3 de julio confirmará en un consejo de administración extraordinario de Nevasa que Saetde apuesta por la disolución y liquidación de Grandvalira. Y pondrá ya sobre la mesa el nombre de las dos personas que propone como liquidadores, dos profesionales extranjeros vinculados (o que han sido) a la auditora KPMG. Llevarán también a la Alcaldía, en la sección administrativa, la declaración de interés nacional de la plataforma esquiable de Soldeu. Y lo primero que harán es pedir la suspensión de dicha declaración. Reitera que ha reiterado siempre.

“Esto es ilegal. Y es ilegal de mucho. La declaración se basa en una excusa fácil. Que la plataforma era una exigencia de la FIS para poder hacer la Copa del Mundo. Y esto ha quedado claro que es mentira. Por tanto, se forzó una declaración con nocturnidad, para que todo el trámite duró un fin de semana, y no diré que también con alevosía. Pero sí que esto ha servido para acabar de romper la confianza. Y las relaciones entre las sociedades se basan en esta confianza que ya no está. Cierto que se ha rectificado en cierto modo, que ya se ha dicho que no es necesaria la plataforma para la Copa del Mundo. Pero se ha rectificado de palabra. No se ha puesto nada por escrito. Ya se habían hecho las inversiones necesarias en la pista de L’Àgila para poder acoger la competición. Y la puede acoger. Pero nos querían hacer creer que la plataforma era necesaria y no era cierto. “Con todo ello… Grandvalira está tocada de muerte y para el resto, nosotros confiamos en la Justicia”.

ÚLTIMAS NOTICIAS PUBLICADAS SOBRE EL CASO GRANDVALIRA